• abril 5, 2022

Cómo hacer un storytelling (con ejemplos)

El storytelling es una gran estrategia que, bien ejecutada, ayuda a una marca a empatizar con sus clientes, lograr engagement y vender más. Sin embargo, ¿cómo hacer un storytelling efectivo, que impacte y tenga éxito?

Muchas veces la mejor manera de aprender sobre storytelling no es la teoría sino conocer buenos modelos de su aplicación. Por esto, en este post te mostraré geniales ejemplos de storytelling que nos han dado distintas marcas a lo largo del tiempo.

Aprende a contar historias que vendan, toma nota e inspírate ¡No te lo pierdas!

cómo hacer un storytelling con ejemplos

Qué es storytelling

Quizás aún no estás muy [email protected] con el concepto de storytelling y quieres saber de qué se trata. En ese caso, te recomiendo leer primero nuestro post Qué es el storytelling y cómo usarlo para vender. Allí podrás entender las bases de esta estrategia.

A modo de resumen te diré que el storytelling es la narración de historias para impactar en las audiencias y su comportamiento.

El storytelling, aplicado a marcas, implica que estas cuentan una historia donde entran en juego personajes, situaciones, conflictos y soluciones. Pueden hacerlo a través de imágenes, videos, frases, texto, etc. Tanto en posteos de redes sociales como en su sitio web, en publicidad online o en medios tradicionales.

El objetivo es que el cliente empatice con la historia que cuenta la marca, esto influya en su percepción de la marca y motive la decisión de compra.

Cómo hacer un storytelling

Si quieres saber cómo hacer un storytelling de marca, hay una serie de elementos que debes tener en cuenta.

Mi recomendación es que diseñes una estructura o guión de storytelling incluyendo cada uno de los siguientes componentes:

1. La audiencia

El primer punto a considerar, si quieres que tu storytelling sea un éxito, es la audiencia a la que se dirigirá tu historia.

Esfuérzate en entender a tu público objetivo, aquellos que quieres que se conviertan en clientes (o que ya te compraron y quieres que lo hagan de nuevo).

¿Cómo piensan? ¿Cuáles son sus intereses? ¿Qué les preocupa o les da miedo? ¿Cuáles son sus anhelos y aspiraciones?

Cada una de estas respuestas te dará valiosa información al momento de diseñar la historia.

2. La empatía y la emoción

Una vez que tienes una descripción detallada de tu audiencia objetivo, hay dos puntos claves en los que debes hacer énfasis:

  • Sus necesidades
  • Sus puntos de dolor

Si sabes lo que necesitan y los obstáculos que los frustran al momento de lograr una meta, tienes las claves para afinar tu relato y lograr que se identifiquen con la situación.

No hay nada de malo con «meter el dedo en la llaga» y tocar el «punto de emoción» del público. Sin embargo, no hay storytelling efectivo si te quedas estancado en señalar la vulnerabilidad de la audiencia.

Debes dar un paso más y mostrarles la solución, el desenlace, aquello que le dará un «final feliz» a su historia. Sólo así lograrás un impacto positivo (les habrás mostrado que los conoces bien, que sabes de sus debilidades pero que tienes las respuestas a su problema. ¡Una fórmula irresistible!

Nota: aunque aquí todo parece bastante teórico, te prometí ejemplos prácticos y cumplo mi promesa más adelante en este mismo post 🙂

3. Los valores y creencias

Cómo acabo de decir, sólo ofreciendo una salida sanadora o una satisfacción a las necesidades del público es que lograrás que tu marca sea percibida como positiva, motivando la interacción y la compra.

Pero puedes dar un paso más allá y reflejar con exactitud los valores, lemas o ideas con las que quieres que se asocie tu marca.

Toda gran historia tiene valores que la respaldan. Piensa en Dove y su concepto de «belleza real» o en Nike y su «just do it». Un buen storytelling no sólo dice «compra esto, es la solución» sino que también trasmite los valores que la empresa promueve (autenticidad, perseverancia, simplicidad, innovación o cualquier otro).

Está demostrado que esto aumenta el engagement del público, en especial en las generaciones millenial y centenial, que valoran más a las marcas socialmente comprometidas, que apoyan causas valiosas.

cómo hacer un storytelling con ejemplos
Post en Instagram de Dove, donde (como es habitual en su storytelling) se comprometen con la representación real de la belleza femenina en medios masivos

4. La situación inicial, conflicto y desenlace

¿Recuerdas lo primero que te enseñaron en la escuela sobre qué es una historia? Que tiene tres partes: el planteamiento, el nudo y el desenlace.

Para hacer un buen storytelling es importante esbozar cada una de las partes de la historia. Sin embargo, las más importantes y que hay que resaltar son:

  • El conflicto (con el que el público debe empatizar)
  • El desenlace (aquí tu producto/servicio, o bien es la solución en sí misma, o contribuye directamente con la solución)

Tips para hacer un buen storytelling

Al momento de pensar la historia, grábate estos tres puntos. La historia debe ser:

  • Simple: no estás escribiendo una saga de misterio. Asegúrate de que sea fácil de entender. Si la audiencia debe detenerse a descifrar lo que le estás contando, frena y piensa cómo reducir la historia a su esencia más elemental.
  • Creíble y realista: las historias «ideales» no venden. Si pintas una situación que el público considere inalcanzable, será difícil que conectes con ellos.
  • Emotiva: ya lo mencioné antes, pero te lo recuerdo, el relato debe movilizar emociones y puntos de dolor. Debe conectar con el público, sino, será difícil que obtengas su atención.

5. El personaje

Al momento de crear el personaje, tienes algunas opciones:

  • Utilizar uno o varios personajes ficticios
  • Utilizar personajes reales (testimonios)
  • Ser tú mismo el personaje (en los casos de marca personal)
  • Que la audiencia sea el personaje (algo muy habitual a medida que gana fuerza el paradigma UX)

Recuerda: Sea cual sea tu personaje, es clave que el usuario se identifique con él.

Un error que puede ocurrir cuando se construye al personaje es pintarlo como un héroe, con todos los atributos que el público sueña tener. Sin embargo, si no se muestra la vulnerabilidad del personaje, no venderá. Si el usuario ve una figura ideal y poco realista, desconfiará del relato.

En tal caso, el personaje debe haber iniciado en la misma situación del cliente y construido un camino creíble hacia la solución.

Cuanto más vulnerable parezca, más cercano resultará. Tendemos a sentir mayor conexión emocional con personajes auténticos y vulnerables en torno a temas que nos resultan conocidos por experiencia propia, como el amor, la esperanza, el miedo, el esfuerzo o la lucha por los sueños.

Nike tiene una campaña actual donde muestran a distintos deportistas y sus desafíos diarios. En este caso, cuentan la historia de Tara y cómo está aprendiendo a lidiar con la presión interna del deporte para, en su lugar, ser más paciente y amable consigo misma.

Cómo aplicar el storytelling en tu negocio

Ok, ya pensaste cada detalle de tu guión de storytelling: tienes el personaje, el relato, los valores y estás [email protected] de que lograrás la empatía del público. Pero, ¿cómo contarás tu historia?

Tienes distintos canales donde puedes hacerlo: tu sitio web, tu blog, tus redes sociales y (especialmente) en los propios productos o servicios que ofreces. Aquí te cuento dónde y cómo puedes aplicar tu estrategia de storytelling.

Sitio Web

  • Sección «Quiénes Somos» / «Quién Soy»
  • Páginas de producto
  • Opiniones y testimonios de otros clientes
  • Artículos de blog

Redes sociales

  • Copys (texto que acompaña a las publicaciones)
  • Videos
  • Imágenes con frases
  • Hashtags

Productos/servicios

  • Packaging
  • Etiquetas
  • Detalles / obsequios
  • Eventos / ponencias / charlas

Recuerda que es vital mantener la coherencia de tu storytelling en todos tus canales y acciones. El cliente tiene que encontrarse con el mismo relato en un post de tu blog, en un video en Youtube y en la experiencia que tiene al pedir tu producto a domicilio.

Si, por ejemplo, tienes una marca de trajes de baño que promueve la variedad de talles y cuerpos en sus redes sociales y en sus campañas online, pero al visitar el local físico resulta que sólo tienes un talle único disponible, es un tanto incoherente, ¿no? Echa por tierra la estrategia de storytelling e incluso la reputación de tu marca.

Los mejores ejemplos de storytelling

Ahora sí, ya hemos visto cómo hacer un buen storytelling en sus bases teóricas, pasemos a la práctica. Veamos y analicemos algunos excelentes ejemplos de storytelling (que le han dado buena reputación y muchísimas ventas) a estas marcas:

Apple

Claro que sí, Apple iba a integrar esta lista. Por supuesto la calidad e innovación de sus productos es indiscutible, pero sin dudas el storytelling ha cumplido un rol clave en cómo esta marca se ha posicionado a sí misma y a los productos que ha lanzado al mercado.

Cuando Steve Jobs pesentó en 2007 el primer iPhone, su presentación estuvo plagada de storytelling y es una pieza que debes ver si quieres aprender sobre esta estrategia. Te la dejo aquí:

Algunos puntos a destacar del storytelling de Apple:

  • Posicionan a la marca como mucho más que una empresa de computadoras, según palabras de su propio fundador, Apple reinventa el mercado con cada producto que lanza. Lo oímos decir «Hoy, Apple va a reinventar el teléfono».
  • Tienen una absoluta seguridad de que su propuesta es la mejor, incluso no temen señalar a la competencia y decir que sus productos «no son tan ‘smart’ y no son muy fáciles de usar» (y dan buenos fundamentos de ello).
  • A pesar de lo anterior, dejan en claro que el protagonista de la historia no es Apple, ni el iPhone, sino el usuario. Todo lo que la empresa hace es estudiar lo que quiere el usuario, cómo simplificar su vida y ofrecerles la mejor solución.

Al analizar esto, es más fácil entender por qué es una marca con tantos fanáticos (basta escuchar los aplausos del video).

Pulseras Pura Vida 

Esta es una gran historia: todo comenzó con Paul Goodman y Griffin Thall, que en un viaje a Costa Rica conocieron a dos artesanos locales, Jorge y Joaquín.

Estos artesanos vendían unos brazaletes coloridos y pasaban por una situación de pobreza delicada. Paul y Griffin decidieron involucrarse y les compraron 400 pulseras que vendieron rápidamente al volver a San Diego.

Su storytelling consitió en contar que estas no sólo eran simples pulseras, tenían un trasfondo de solidaridad y apoyo y representaban la filosofía costarricense de «Pura Vida»: un estilo de vida que disfruta de la simplicidad y los pequeños placeres, que apuesta a ir lento y aprovechando con plenitud cada momento.

Griffin y Paul se unieron a Jorge, Joaquín y otros artesanos para crear brazaletes hechos a mano en infinitas combinaciones de colores, cada uno tan único como la persona que lo usa. Lo que comenzó con una venta de pocas pulseras a la semana se ha convertido en un movimiento global con millones de productos vendidos cada año.

ejemplos storytelling
Storytelling en el sitio web de Pura Vida

Algunos puntos a destacar del storytelling de Pura Vida:

  • Compromiso de causa: tienen una misión de ayuda y, a medida que la marca creció, se han comprometido con más de 100 causas en todo el mundo. Esto promueve la empatía y agrega una gratificación extra a los clientes. Al comprar, no sólo se benefician ellos sino que hacen del mundo un lugar mejor. Cada cliente es, en parte, el héroe de esta historia.
  • Pertenencia a una comunidad: cada persona que compra un brazalete Pura Vida está uniéndose a una comunidad que comparte una forma de sentir y vivir la vida, con menos prejuicios y mandatos.
  • Promueve valores muy claros: lograr un impacto positivo y hacer el bien.

Dove

Hace años que Dove viene siendo consistente con su storytelling. Cualquiera que haya tenido contacto con sus contenidos asocia a esta marca con la lucha por derribar paradigmas de belleza femenina y celebrar la autencidad.

En línea con esto la «belleza real» se ha convertido en su lema y ha colocado como protagonistas a sus propias consumidoras y sus historias de vida. Así, establece un vínculo de apoyo y solidaridad con sus usuarias.

Hoy por hoy, estamos [email protected] a muchas marcas que han adoptado el discurso de la belleza sin filtro (en parte porque los viejos modelos ya no dan el mismo resultado), pero hay que reconocer a Dove por ser una de las pioneras.

Tal vez te acuerdes de esta famosa campaña. Si hablamos de emocionar al público y tocar sus puntos sensibles, mira este video y toma nota.

Algunos puntos a destacar del storytelling de Dove:

  • La autenticidad del mensaje: Dove usa como personajes a mujeres reales de todo el mundo, expone su vulnerabilidad y revaloriza la realidad «tal cual es», sin retoques ni ediciones propios de la industria en general.
  • Apela a la emoción: desde la música de fondo, hasta la forma en que eligen las tomas y las ensamblan, todo contribuye a tocar los puntos sensibles de la audiencia y logra el cometido de que te detengas a mirar.
  • Deja una sensación positiva: el mensaje de Dove, a diferencia del de otras marcas de belleza, no es «compra mi producto y arregla tus defectos». Se esfuerzan por demostrar que el problema no está en las usuarias, sino en los estándares sociales. Dove te muestra que no hay nada malo que debas arreglar en ti, el producto sólo te ayuda a celebrar lo que ya eres.

Conclusión

Si este es el final de esta historia, espero haber dado una respuesta satisfactoria a tu pregunta de cómo hacer un storytelling.

Ahora te toca a ti: anímate y empieza a diseñar el storytelling de tu marca.

Si quieres hacerlo con la guía de profesionales, puedes inscribirte a nuestro curso de Storytelling. Son sólo 3 clases en los que podrás definir el relato de tu marca y empezar a vender más con una gran historia 🙂

¡No te lo pierdas! Inscríbete hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares