• junio 17, 2022

Qué es la redacción SEO y cómo implementarla

Si te interesa posicionar una marca en Google para que aparezca en los primeros resultados de búsqueda, una de las acciones fundamentales que debes tomar en cuenta es la creación de contenido. Aquí veremos qué es la redacción SEO y cómo utilizarla para posicionar en buscadores y atraer tráfico orgánico.

En este post encontrarás una lista con todo lo que he aprendido luego de años de dedicarme a la redacción de textos SEO con la finalidad de que posicionen, de haber aprendido de la prueba y error y de analizar los contenidos mejor posicionados para distintas búsquedas.

Sigue leyendo y aprende todo sobre cómo crear contenido SEO friendly y cuáles son las mejores prácticas. ¡No te lo pierdas!

que es la redaccion seo

¿Qué es la redacción SEO?

La redacción SEO es aquella que está optimizada y sigue ciertos criterios con el objetivo de posicionar páginas web en Google. Los contenidos SEO, de este modo, tienen más chances de alcanzar las primeras posiciones en los resultados de búsqueda.

Por si no lo sabías: SEO es la sigla de Search Engine Optimization (Optimización en Resultados de Búsqueda). Su propósito es lograr que una marca posicione mejor en Google para conseguir más tráfico orgánico y ventas. Esto es mucho más fácil de lograr para una empresa que aparece en la primera página de resultados, que para otra que aparece en la tercera.

Se puede aplicar la redacción SEO en:

  • Landing pages
  • Home pages
  • Artículos de blog
  • Páginas de producto
  • Y cualquier página web individual que pueda aparecer como tal en los resultados de búsqueda de distintos buscadores

¿Cómo redactar contenido SEO?

Además de saber qué significa la redacción SEO, es probable que quieras saber cómo se hace la redacción para SEO. Esto amerita profundizar un poco en el funcionamiento de Google.

Al momento de posicionar un contenido, el algoritmo de Google ordena todas sus páginas de acuerdo a cada búsqueda particular. De ese modo, si alguien busca «qué es el strudel», Google intenta ofrecer el mejor contenido según la coincidencia de esos términos con las páginas que tiene en su índice.

Si tiene 3 páginas indexadas sobre el tema pero una dice «qué es el strudel», otra «receta de strudel» y la tercera «cocina alemana: el strudel», Google posicionará mejor la que con mayor exactitud coincida con la búsqueda.

De ahí la importancia de, al momento de la redacción de contenidos SEO, conocer cuáles son las palabras y frases más comúnmente buscadas sobre tu rubro, para poder utilizarlas en tu contenido y posicionar mejor.

Podría interesarte: Cómo hacer SEO en tu página web

¿Cómo saber cuáles son las mejores palabras clave para tu negocio?

Esta pregunta amerita otro post pero, en rasgos generales, debes hacer una keyword research apoyándote en herramientas como Google Keyword Planner, Ahrefs, Semrush, Ubersuggest, etc. Estas te permiten, a partir de las palabras generales de tu negocio, obtener sugerencias de keywords.

Si, por ejemplo, tienes un negocio de web hosting, puedes colocar palabras generales de tu negocio como «hosting», «dominios», «página web», entre otros, y descubrir cómo son más frecuentemente buscadas estas palabras, con qué términos y dentro de qué frases.

Asimismo, muchas herramientas ofrecen la posibilidad de filtrar por preguntas más buscadas. Esto permite identificar temas sobre los que escribir artículos informativos. Por ejemplo, puedes descubrir que una búsqueda muy habitual es «cómo crear una página web» y puedes crear una sección en tu web sobre este tema o escribir un post al respecto.

Recuerda identificar tanto palabras clave short tail -más cortas y competitivas (ej. dominio web)- como long tail -frases más largas y menos competitivas (ej. cómo registrar un dominio web en México-.

No me extenderé mucho más aquí, pero puedes profundizar sobre este tema en nuestro post Cómo elegir las mejores palabras clave para posicionar un sitio web.

redaccion seo que significa

Tips de redacción SEO

Veamos cómo lograr una buena redacción para SEO enfocándonos en el ejemplo de cómo redactar un artículo SEO optimizado.

Toma nota, pues estos son todos los puntos que debes cubrir para lograrlo:

1. Árbol de keywords

Lo primero que debes hacer, como anticipé en el subtítulo anterior, es definir las keywords que utilizarás según el tema de tu contenido.

Para ello, mi recomendación es armar lo que llamo un árbol de keywords, donde incluyas keywords short tail, long tail, preguntas y sinónimos.

La mayoría de las veces que he analizado los contenidos que mejor posicionan, descubro que, en lugar de repetir una misma frase o palabra clave una y otra vez, utilizan frases sinonímicas y términos relacionados. Hace años que los bots de Google saben relacionar términos semánticamente y consideran más natural el uso de distintas expresiones vinculadas que la repetición de una sola.

Por eso, como parte de tu keyword research previa, te recomiendo tomar nota de las distintas variantes de palabras claves, frases, preguntas, etc. y las implementes todas dentro de tu contenido de forma orgánica.

2. Posición estratégica de palabras clave

Además de conocer tus keywords, es importante ubicarlas en lugares estratégicos, como:

  • Título (cuanto más al principio, mejor)
  • Metadescripción
  • URL o slug
  • Primer párrafo
  • Subtítulos H2 y H3
  • Último párrafo
  • CTA final o botón

3. Keyword density

La keyword density -o densidad de palabras clave- refiere a la cantidad de veces que es recomendable que una palabra o frase clave aparezca en el contenido de una página web.

Esto genera debates porque, por un lado, mientras más veces utilicemos keywords y sus variantes, más le estaremos indicando y reforzando a Google de qué trata nuestro artículo. Pero, por otro lado, un abuso de palabras clave puede interpretarse como una manipulación que Google penaliza, llamado keyword stuffing.

Lo recomendable es que la keyword density sea de entre el 3% y el 4% de todo el texto. Sin embargo, aquí te dejo un video de la Central de Búsqueda de Google, donde explican mejor qué sucede con este punto.

4. Título y metadescripción

Otro punto fundamental al momento de redactar un post SEO es elegir el título y la metadescripción. Estas dos etiquetas son clave, en tanto:

  • Es lo que se visualiza en el SERP de Google y debe resumir el contenido de la página (le informa a Google)
  • Es toda la información que tiene un usuario y debe bastar para que este decida hacer clic (le informa a las personas)

En cuanto al título, se recomienda que tenga entre 50 y 65 caracteres y que incluya la palabra clave principal. Por otro lado, la metadescripción debe tener entre 150 y 170 caracteres. Es una breve descripción de lo que se ofrece en la página. Debe ser clara y convencer al usuario de hacer clic.

cómo redactar contenido SEO
Visualización del título y metadescripción en Google

5. Atributo alt

El atributo alt es una etiqueta que describe con palabras el contenido de una imagen. Incluir las palabras clave en esta etiqueta es otro truco que aumenta tus chances de posicionar bien en Google.

No sólo eso, puedes darle un plus usando keywords como nombre del archivo al guardar las imágenes en tu dispositivo.

Pro tip: usar un plugin SEO, como Yoast, facilita la implementación de muchos de estos tips ya que puedes editarlos desde cuadros de texto y no necesitas crear las etiquetas HTML ni usar código.

6. Estructura de subtítulos

El uso de subtítulos y encabezados ayuda a estructurar y hacer legible la información. Facilita a los bots entender qué temas y subtemas abordas en tu página (además de hacerle más amena la lectura a los usuarios).

Los headings se clasifican según jerarquía en H1 (título principal del artículo), H2, H3, H4, H5 y H6. Van de mayor a menor importancia y suelen diferenciarse gráficamente por tamaño y espesor.

Es importante utilizarlos de forma lógica (varios H2 y, al interior de estos, otros H3, que pueden contener H4, luego de vuelta al H2 y así) y también incluir las frases clave en ellos.

Tip: las preguntas que hayas identificado en tu keyword research pueden ser buenos disparadores para estructurar los subtítulos. Dentro de un tema general, abordar las distintas preguntas más buscadas en relación a eso, suma puntos a la hora de aparecer en búsquedas relevantes.

7. Enlaces internos

Otro punto clave de la redacción orientada a SEO es el interlinking o la construcción de enlaces internos.

Esto significa que dentro de tu post o página SEO friendly debes colocar enlaces que lleven a otras páginas de tu web que estén relacionadas.

Si tienes otro post vinculado o que amplía un subtema, sirve mucho colocar enlaces hacia él. Del mismo modo, también puedes direccionar enlaces hacia tu página principal, landing pages u otras páginas de venta.

Dato: hay quienes dicen que conviene colocar el primer enlace interno rápidamente, dentro de las primeras 100 palabras.

Dentro de tu web, los enlaces distribuyen autoridad. Esto significa que tus páginas más importantes (como la home) deben tener más enlaces apuntando hacia ellas que las menos relevantes (como un post de blog).

Todo esto facilita a Google (que al fin y al cabo es un robot) comprender tu estructura web y definir a qué páginas darles más atención y relevancia.

8. Enlaces externos

Además de enlaces hacia tu propia web, también se recomienda enlazar a otras webs. Lo importante es que sean páginas de buena calidad, relacionadas y que ayuden a ampliar la información.

Recuerda, en cada enlace que coloques, configurarlos para que se abran en otra pestaña: no querrás sacar a los visitantes de tu web.

9. Backlinks

Además de los enlaces internos, lo que hace que un contenido SEO logre brillar por sobre el resto es conseguir enlaces externos que apunten hacia él.

Los enlaces externos (o backlinks) son aquellos que provienen de otras webs – webs de terceros- y enlazan a la tuya.

¿Por qué esto es importante? Pues porque, para Google, cada web externa que crea un link hacia la tuya, está dando garantía de que tu website es de calidad. Cada backlink equivale a un voto y acrecenta la autoridad de una página web, ayudando a que se convierta en referente de un tema.

10. Anchor texts

Los anchor texts son las palabras o frases en las que está inserto un enlace. Lejos de ser poco importante, si quieres que un contenido esté optimizado para SEO, debes colocar keywords en los anchor texts, tanto de los enlaces internos como de los externos.

Un enlace colocado en una palabra genérica, como «haz clic aquí», «en esta página» o simplemente una URL desnuda, no aporta tanto valor SEO como el uso de palabras o frases clave.

11. Extensión

Aunque se crea que las personas cada vez leen menos, que lo conciso y breve es mejor (y aunque muchas veces eso funcione mejor en redes sociales) al crear contenido SEO aplican reglas distintas.

Google valora la extensión, pues considera que mientras más contenido tenga un post, más información valiosa tiene para ofrecer.

Sobre un mismo tema, es más probable que Google considere mejor una página de 1000 palabras que una de 500. Si el tema lo amerita, un post de 2000 o 3000 palabras también es una gran idea.

Lo fundamental es superar las 300 palabras, porque un contenido de menor extensión será considerado «thin content» y que aporta poco valor. Esto, claro está, es contraproducente para el SEO.

Si me pides un consejo, es este: haz que todos tus posts SEO superen las 1000 palabras.

12. Call to action y botones

Los call to action (CTA) -o llamados a la acción- son centrales en cualquier página web. Siempre querrás que el visitante realice una acción (así sea comprar, suscribirse, seguir leyendo, etc.) y es ahí donde entran los CTA.

Lo importante, en un contenido SEO, es que el CTA incluya la keyword principal. Es decir, si estás escribiendo un post sobre dominios web, el botón final debería decir «obtén tu dominio web», «registra tu dominio web» o similar, según el enfoque del post.

Otro tip que recomiendo es: según los temas principales de tu empresa o proyecto, selecciona las mejores frases clave y crea un listado de keywords para CTA que puedas repetir según temática.

Si tu marca tiene dos grandes verticales (hosting y dominio, por ejemplo), investiga y fíjate qué frases transaccionales son más buscadas sobre el tema. Supongamos que descubres que son «comprar hosting web» y «registrar dominio propio». Bueno, ahí tienes tus dos CTA principales.

13. URL

Para cada nueva página que publicas dentro de tu web, se genera una URL diferencial.

Si quieres que un contenido sea SEO, la mejor práctica es colocar la keyword principal en el slug.

Algunas recomendaciones para crear el slug:

  • Recuerda que las palabras van escritas en minúscula y entre guiones: algo-asi-como-esto.
  • No coloques mayúsculas, ñ, tildes ni caracteres extraños
  • Omite preposiciones y artículos
  • Evita colocar el año de publicación (la página quedará desactualizada al año siguiente)

Si, por ejemplo, escribes un post sobre «Cuáles son los mejores cursos de UX Writing en 2022» el slug perfecto sería mejores-cursos-ux-writing.

Bonus track: además de la redacción SEO

Indexación

Algo que muchos olvidan es que, aunque sepas todo sobre qué es la redacción de contenidos SEO y aunque escribas el mejor post para posicionar, debes asegurarte de que esté en Google.

Muchas marcas crean un buen volumen de contenido pero nunca chequean que este se haya indexado y, de esa forma, imposible posicionar nada, ni ganar tráfico. No verás impacto positivo alguno de tus esfuerzos en SEO.

Si bien lo ideal es que Google indexe las nuevas páginas por sí sólo, a veces, por múltiples factores, esto no sucede.

Para evitar demoras y no depender tanto de los ritmos de indexación del buscador, mi recomendación es activar Google Search Console y usar la función de inspección de URLs.

Cada vez que publiques una nueva página, ingresa a la herramienta, coloca la URL y recibirás información precisa sobre si está o no en Google.

Si ya está, celébralo. Y sino, basta con apretar un botón para solicitar la indexación. Esto coloca a tu página en una lista prioritaria y no debería demorar más que un par de días en aparecer en Google.

SEO + UX: una buena fórmula

Otro aspecto imprescindible y que tiende a dejarse de lado es que, para que un contenido funcione a nivel SEO, tiene que gustarle a las personas reales, a los usuarios.

Si nos obsesionamos con la idea de escribir para Google, puede suceder que creemos contenido mecanizado, con palabras repetitivas, sin innovación ni creatividad o incluso que escribamos por escribir, sólo para alcanzar una extensión recomendable a nivel SEO.

Esto atentará contra la experiencia del usuario (UX), que no estará satisfecho ni sentirá que nuestro contenido le aporta valor real.

Lo que ocurre es que unas de las métricas fundamentales del SEO son la tasa de rebote y el tiempo de permanencia de los usuarios. Google les presta mucha atención a la hora de posicionar contenido.

Si publicas algo que crees que Google amará, pero no has pensado en aportarle valor a los usuarios, sucederá que:

  1. Al ingresar, los usuarios se sentirán insatisfechos y abandonarán tu página rápidamente
  2. Aumentará la tasa de rebote
  3. El tiempo de permanencia será muy bajo
  4. Google interpretará estos datos como que tu web no es la mejor respuesta a la búsqueda de los usuarios y ubicará otras páginas por sobre la tuya
  5. Perderás posicionamiento

Por eso, para crear un buen contenido SEO debes ser equilibrista y recordarte todo el tiempo que debes agradar tanto a bots como a humanos.

La parte de los bots la hemos visto en todo este post. Pero, pensando en los humanos, te recomiendo:

  • Haz un título y metadescripción bien gancho y llamativo (tampoco prometas algo que no puedes cumplir)
  • Los primeros párrafos deben capturar la atención y el interés (usa un estilo personal, empatiza, ve directo al grano)
  • Que los párrafos no superen las 2 o 3 líneas (facilita la legibilidad)
  • Utiliza imágenes, infografías, videos, GIFs, humor (rompe con la monotonía del texto)
  • Enfatiza en los beneficios y el valor que aporta tu contenido
  • Utiliza negritas para puntualizar la información clave

Conclusión

Si has llegado hasta aquí, algo es seguro: ya sabes qué es la redacción SEO y cómo redactar contenido SEO.

Ahora, basta con que pongas manos a la obra. Implementa, publica, mide. Actualiza contenido viejo siguiendo estos tips o planifica una estrategia de contenidos SEO desde ahora.

Si te ha interesado y quieres aprender más sobre el tema para posicionar tu marca u ofrecer tu servicio de redacción SEO a otras marcas, debes apuntarte a nuestro Curso de SEO para principiantes.

Aprenderás todo esto y mucho más de la mano de un especialista. Las clases son personalizadas y 100% prácticas. No te lo puedes perder.

Apúntate a la próxima edición

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares